¿Puedo instalar una cámara oculta?

Si usted quiere instalar una cámara oculta, ¿puede hacerlo?

Una sentencia europea declaró en 2018 que se vulneró el derecho al respeto de la vida privada y familiar de varios empleados que fueron grabados por su empresa con una cámara oculta. Así pues, ¿es del todo inviable instalar una cámara oculta?

Varios trabajadores de una conocida cadena de supermercados fueron despedidos por apropiarse de productos y por cometer otras irregularidades. La empresa acreditó dichos incumplimientos con una cámara oculta instalada durante semanas. Pues bien:

En su día, los tribunales españoles consideraron que la grabación era válida porque era la única forma que tenía la empresa de confirmar unas sospechas previas. Sin embargo, el tribunal europeo declaró que la grabación no era proporcional. Dado que la imagen es un dato de carácter personal, la empresa debió haber informado previamente a los empleados sobre la instalación de las cámaras durante un período prolongado.

En este sentido, la Ley de Protección de Datos obliga a informar a los afectados de la existencia de un fichero con datos personales. Por tanto, si quiere instalar una cámara para detectar incumplimientos o controlar a su plantilla, puede hacerlo. Para ello:

Informe a los trabajadores de que van a ser grabados. Coloque un distintivo en una zona visible del centro avisando sobre la instalación de las cámaras, e infórmeles sobre la existencia del fichero con datos de carácter personal.

Avíseles también de que las grabaciones podrán ser utilizadas para justificar un incumplimiento laboral. Puede hacerlo, por ejemplo, mediante una cláusula en el contrato.

Podría defenderse la instalación de una cámara oculta (sin haber informado) si dicha medida supera el juicio de proporcionalidad:

Si la cámara sólo se instala durante pocos días (los necesarios para confirmar la sospecha previa) y sólo graba alrededor del puesto de trabajo (sin grabar a nadie más ni en lugares controvertidos), puede defenderse la proporcionalidadPara ello, se puede pedir al instalador de la cámara que certifique que ésta sólo se ha utilizado durante esos días.

La grabación deberá ser idónea. Es decir, deberá servir para detectar el incumplimiento del afectado por tener unas sospechas previas. Para acreditar que existían las sospechas se pueden utilizar registros como descuadres en la caja, declaraciones de otros empleados…

La grabación también debe ser necesaria. Es decir, no debe ser posible adoptar una medida menos lesiva para el trabajador. Esto ocurrirá, por ejemplo, si el afectado es el único empleado que toca la caja y la empresa no tiene otro modo de controlar las entradas y salidas de dinero.