Cambios en la domiciliación del pago de deudas

Con el objetivo de facilitar a los obligados tributarios el pago de las deudas, y a la vista del satisfactorio funcionamiento del procedimiento de domiciliación, se extiende su uso al pago de los aplazamientos y fraccionamientos de las deudas no tributarias, concedidos por las Delegaciones de Economía y Hacienda. Para estos casos se permite utilizar la vía presencial a través de registros (LPAC art.16.4), pero se excluye la vía telefónica.

Además, se introducen las siguientes modificaciones:

  1. Se elimina la exclusión del uso de la domiciliación a las entidades carentes de personalidad jurídica de la LGT art.35.4. De esta forma, pueden domiciliar el pago de las deudas siempre que, además de reunir los requisitos generales, lo contemple el contrato de apertura de la cuenta designada al efecto.​
  1. Respecto de los requisitos de las cuentas designadas para el adeudo de domiciliaciones, se modifica y matiza la obligación de titularidad del obligado al pago. Así, se establece que, en todo caso, el titular debe estar identificado en la cuenta mediante un número de identificación proporcionado por la AEAT, y se añaden las siguientes especialidades, para los supuestos en los que la deuda domiciliada corresponda a: declaraciones anuales del IRPF: es suficiente que la cuenta de domiciliación sea de titularidad de cualquiera de los declarantes; y autoliquidación del IRNR  -modelo 210-: la cuenta designada debe ser de titularidad de la persona que realiza la autoliquidación.
  1. Respecto de los plazos de domiciliación, se establece que, cuando el último día del plazo para la presentación de una autoliquidación sea inhábil, el plazo se amplía el mismo número de días que resulte ampliado el plazo de presentación de la autoliquidación correspondiente.

Como consecuencia de estas modificaciones, se introduce una especialidad para la domiciliación autoliquidaciones con vencimiento en abril de 2019: cuando el plazo de presentación finalice el 22 o 23 de abril de 2019, por ser inhábil el día 20, se extiende hasta el día 16 de abril de 2019 si la forma de pago elegida es la domiciliación.

  1. Se añade una nueva condición para la consideración de no imputabilidad al obligado de la falta de cargo o el cargo fuera de plazo: que el obligado no hubiera revocado la orden de domiciliación en la se encontrase abierta la cuenta designada para el adeudo del importe de la deuda domiciliada, ante la AEAT, las Delegaciones de Economía y Hacienda o la Entidad de crédito.
  1. Establece que la no responsabilidad de la AEAT respecto de las incidencias derivadas del hecho de que el adeudo se efectúe en una cuenta que no reúna los requisitos establecidos, o en la que no exista el día del vencimiento saldo disponible suficiente para atender al pago íntegro del importe domiciliado. Estas controversias deben resolverse atendiendo a las estipulaciones contractuales acordadas entre el obligado al pago y la Entidad colaboradora.

Por otro lado, se modifica la Orden que regula los pagos en la sede electrónica de la AEAT. Entre otras medidas, incluye entre las formas de pago, además de las tarjetas de crédito o debido, el servicio de recepción de transferencias instantáneas soportado bajo el esquema SEPA Instant Credit Transfer (SCT Inst), definido por el European Payments Council (EPC) o similares.

La entrada en vigor se fija para el 29-3-2019. No obstante, la domiciliación de aplazamientos y fraccionamientos de deudas no tributarias, concedidos por los órganos competentes de las Delegaciones de Economía y Hacienda, será aplicable para los vencimientos posteriores al 1-6-2019, siempre y cuando se hayan completado las adaptaciones necesarias por parte de la Administración, y en todo caso para los vencimientos posteriores al 1-10-2019.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría Cintas & Barberá de Chiclana.