Capitalización y constitución de SL

Usted sabe que los desempleados que inicien una actividad por su cuenta pueden capitalizar el paro para financiar sus inversiones. ¿Sabe que también es posible utilizar la capitalización para constituir una SL?

Recuerde los requisitos para capitalizar el paro:

  • Cualquier desempleado, con independencia de su edad, puede capitalizar hasta el 100% de su prestación para financiar la inversión necesaria para montar su negocio. No obstante, se excluye de esta opción a quienes se constituyan como TRADE para firmar un contrato con la empresa en la que hubieran estado trabajando antes de quedarse en el paro (o con una empresa de su mismo grupo).
  • Si no se agota toda la prestación (o no es necesario realizar ninguna inversión), el autónomo puede utilizar la prestación no utilizada para financiar sus cuotas del RETA (de forma que el SEPE le abonará mensualmente la cuota). En general, dicha cuota será la que corresponda en el momento de iniciar su actividad, y no cambiará.
  • Además de estas opciones, el desempleado también puede destinar la capitalización del paro para montar una entidad mercantil. Hasta hace unos meses sólo podían ejercer esta opción los menores de 30 años, pero ahora se ha ampliado a todos los desempleados, aunque con algunas condiciones que antes no existían…

En concreto, un desempleado puede capitalizar hasta el 100% de su prestación para realizar una aportación al capital de una nueva empresa o una constituida dentro de los 12 meses anteriores a dicha aportación.

Para ello:

  • El desempleado debe poseer el control efectivo de la empresa. Es decir, debe tener al menos el 50% del capital (también se presume que tiene el control efectivo en algunos casos, como, por ejemplo, si tiene el 25% y ejerce funciones de dirección y gerencia).
  • Debe ejercer una actividad profesional. Y aquí es donde la norma ha cambiado. Con la normativa anterior –que sólo permitía la capitalización a los menores de 30 años– el desempleado podía desarrollar en la SL una actividad profesional o laboral, mientras que ahora el adjetivo «laboral» se ha suprimido. Por tanto, parece que sólo es posible la capitalización para constituir SL que desarrollen actividades profesionales.

En ningún caso será posible la capitalización si el desempleado ha mantenido un vínculo laboral previo con dicha sociedad o con una de su grupo.

Tanto si el desempleado capitaliza el paro para iniciar un negocio como persona física como si lo hace para constituir una sociedad mercantil, podrá destinar parte de la capitalización a sufragar los siguientes gastos:

Los gastos de constitución y de puesta en funcionamiento del negocio, así como el pago de las tasas y tributos.

Además, podrá destinar hasta el 15% de la cuantía de la capitalización al pago de servicios de asesoramiento, formación e información relacionados con la actividad que va a emprender.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.