Compra de sociedades con pérdidas

Su empresa va a adquirir una sociedad competidora que tiene pérdidas pendientes de compensar. Sepa cómo actuar para no perder la posibilidad de deducirse dichas pérdidas…

Sociedad con pérdidas

Compra. Su empresa va a adquirir una sociedad que lleva varios años con pérdidas. Usted piensa que con algunos cambios volverá a tener beneficios, y que no deberá pagar impuestos por ellos ya que podrá compensarlos con las pérdidas acumuladas. Pues bien, no vaya tan deprisa. Cuando una sociedad con pérdidas cambia de propietarios, existen restricciones a la compensación de sus bases negativas:

Porcentaje de compra. Si usted o su empresa (por si solos o conjuntamente con otras personas o entidades vinculadas) adquieren una participación de más del 50% en la sociedad que tiene las pérdidas fiscales, y en los períodos en que se generaron dichas pérdidas su participación era inferior al 25%, es posible que les sean de aplicación dichas restricciones. En concreto, las pérdidas de la sociedad adquirida no serán compensables si se da cualquiera de los cuatro supuestos que se exponen a continuación.

Supuestos de restricción

Circunstancias de la empresa. Verifique que la empresa que va a adquirir no se encuentra en ninguno de los siguientes supuestos:

  • Inactividad. Que la empresa adquirida no haya realizado ninguna actividad económica en los tres meses anteriores a la fecha de adquisición. Si se encuentra en esta situación de inactividad, indique al vendedor que reinicie su actividad antes de formalizar la venta de las participaciones.
  • Patrimonial. Que más del 50% de los activos de la sociedad no estén afectos a actividades económicas (de forma que la empresa tenga el carácter de patrimonial). Antes de comprar, analice el balance de la sociedad y compruebe que no se dé este supuesto.
  • No declara. Que la sociedad haya dejado de presentar las autoliquidaciones del Impuesto sobre Sociedades de los últimos tres ejercicios. Antes de comprar, solicite siempre que le muestren dichas declaraciones.

Además, existe una cuarta circunstancia que, si se da, impedirá la compensación de las bases negativas. Así, las pérdidas fiscales tampoco serán deducibles si se cumplen los siguientes requisitos:

Si la sociedad inicia una nueva actividad con un CNAE diferente a nivel de tres dígitos (aunque esta nueva actividad se compagine con la actividad anterior).

Y si, en los dos años posteriores a la adquisición, la nueva actividad supone un importe neto de la cifra de negocios superior al 50% del importe medio de la cifra de negocios correspondiente a los dos años anteriores a la adquisición.

Por lo tanto, en los dos primeros años después de la adquisición, no inicie nuevas actividades (desde el 2015 no existe límite temporal para compensar las bases negativas). Y si lo hace, procure que sus ventas no superen los límites indicados.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.