Días de asuntos propios

Su convenio prevé el disfrute de dos días de asuntos propios. Si sus empleados se cogen esos días, ¿deben justificar los motivos de sus ausencias? Esas horas no trabajadas, ¿computan como tiempo efectivo de trabajo?

El disfrute de días de asuntos propios no está previsto en la normativa general.

Por tanto, a no ser que su convenio prevea lo contrario, usted no debe conceder este tipo de licencias. Ahora bien, si su convenio sí que establece algún día para asuntos particulares, ¿puede exigir a sus trabajadores que le justifiquen sus ausencias? ¿Cómo computan esas horas no trabajadas?

A la hora de conceder este tipo de licencias, deberá tener en cuenta el redactado de su convenio. En la mayoría de ocasiones no se fija ningún tipo de condición ni de requisito adicional, por lo que si éste es su caso, su empleado no deberá justificar para qué utiliza los días de asuntos propios. Esto ocurrirá, por ejemplo, si su convenio sólo establece lo siguiente:

«Los trabajadores tienen derecho a disponer de dos días de su jornada habitual de trabajo para asuntos propios, siempre que lo soliciten por escrito con un previo aviso de siete días.»

La función principal de este permiso es que el empleado pueda ausentarse para atender circunstancias de cualquier orden (personal, familiar, académica, legal, etc.), igual que ocurre con las vacaciones. Por ello, es lógico que no deba justificar la causa de su ausencia.

No obstante, existen convenios que sí que limitan el disfrute de los días de asuntos particulares.

En este sentido: Algún convenio establece que no se pueden acumular a las vacaciones, ni a un día festivo para poder aprovechar un puente.

Otros convenios limitan su disfrute a aquellos trabajadores que acrediten como mínimo un año de antigüedad; o prohíben que un determinado número de empleados lo disfruten en una misma fecha.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.