El gerente no tenía acciones

Para que la transmisión de empresas familiares disfrute de bonificaciones en el ISD es necesario que los miembros de la familia cumplan ciertos requisitos de participación y ejercicio de funciones directivas…

Empresa familiar

Reducción. Como usted sabe, la transmisión por herencia o donación de acciones o participaciones de empresas familiares goza de importantes ventajas en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD).  En concreto, la base imponible de dicho impuesto se reduce en un 95% si se cumplen, entre otros, los siguientes requisitos:

  • Que el transmitente ostente una participación de al menos el 5%, o del 20% junto con su cónyuge, ascendientes, descendientes o colaterales de segundo grado (grupo de parentesco).
  • Que alguna de las personas del grupo de parentesco ejerza funciones de dirección y que sus remuneraciones por dicho cargo representen más del 50% del total de sus rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Ejemplo. Con estos requisitos, la​ mayoría de transmisiones de empresas familiares pueden aplicar la reducción. De esta manera, si el 99% de una SL lo tiene una persona ya jubilada y el 1% restante lo tienen sus hijos –que son los que dirigen la empresa–, la transmisión por herencia disfrutará de la reducción (ya que la participación conjunta es superior al 20% y se cumple el requisito de que alguna de las personas del grupo familiar ejerza funciones directivas). Pero, ¿es aplicable la reducción si la persona ya jubilada ostenta el 100% y sus hijos –que ejercen funciones directivas– no tienen ninguna participación?.

El asunto llega al Supremo

Ante la duda… En este caso Hacienda consideraba que el incentivo no podía aplicarse. Interpretaba que las funciones directivas debía ejercerlas algún miembro de la familia que tuviese participación en la empresa, aunque ésta fuese mínima. ¡Atención!  Sin embargo, el Tribunal Supremo ha adoptado un criterio distinto, y ha confirmado que la reducción es aplicable incluso aunque el directivo –que debe ser miembro del grupo de parentesco– no tenga ninguna participación en la empresa. De esta forma se pone fin a una polémica que había sido objeto de pronunciamientos diversos por parte de los tribunales.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.