El GPS te ha pillado

Si su empresa cuenta con un comercial al que le entregó un coche de empresa y le instaló un GPS para controlar las visitas realizadas, ¿podrá despedirle si descubre que no cumple con su jornada laboral?

 

Usted instaló en el coche de su comercial un sistema de GPS que le permite controlar dónde se encuentra en todo momento. Si gracias a dicho sistema ha descubierto que le engaña y que varios días ha falseado sus partes de trabajo, ¿podrá despedirle?

 

¿Cómo se debe actuar en estas situaciones?

 

Una empresa se encontró en una situación parecida y acabó despidiendo al trabajador. Pues bien, aunque quedó claro el incumplimiento reiterado de éste, el despido se declaró improcedente. Según los tribunales:

 

La empresa vulneró el derecho a la intimidad de su empleado. Tenga en cuenta que un GPS le permite conocer en todo momento la localización del afectado. Por tanto, el uso de una medida de control que se puede entrometer en su intimidad o en su vida personal (como ocurre también cuando se instala una cámara de videovigilancia, por ejemplo) requiere que la empresa informe previamente al trabajador acerca de su uso.

 

Además, a efectos de despedir al trabajador, la utilización del GPS no fue necesaria, idónea ni proporcional. Es decir, la empresa pudo haber utilizado otros mecanismos menos agresivos para descubrir los incumplimientos del trabajador. Así, por ejemplo, pudo haber contactado con los clientes que en teoría se habían visitado, o pudo haber interrogado a otros compañeros de trabajo que tuvieran asignadas las mismas o similares tareas.

 

Ahora bien, el hecho de que algunas empresas no actúen correctamente no significa que su empresa no pueda instalar un GPS en el coche de sus comerciales para verificar que cumplen con sus obligaciones.

 

Así, si quiere instalar una medida de vigilancia que puede llegar a vulnerar el derecho a la intimidad o a la dignidad de sus trabajadores, actúe del siguiente modo:

 

Antes de introducir dicha medida, informe a su plantilla de forma clara e inequívoca sobre qué tipo de medida va a instalar. Asimismo, indique su finalidad.

 

Por ejemplo: si va a instalar el GPS en los vehículos de empresa, indique que su objetivo es verificar si los trabajadores cumplen con su jornada laboral y asegurarse de que la información extraída del GPS coincide con los partes de trabajo. Si sus empleados también utilizan el coche para fines particulares, realice el control exclusivamente durante su jornada laboral. Si el GPS no puede programarse de forma automática, indique a los afectados que lo desconecten cuando no se encuentren de servicio.

 

Además, debido a que el GPS recoge datos de carácter personal del trabajador (dónde se encuentra todo momento, sus rutas, su horario…), su empresa deberá informar a los afectados sobre la existencia de un fichero donde se almacenen esos datos, y deberá inscribir dicho fichero en el Registro General de Protección de Datos.

 

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría Cintas & Barberá de Chiclana.