¿Embarazo de riesgo? Te cambio las funciones

Una de sus empleadas quiere coger la baja por riesgo durante el embarazo. Ahora bien, ¿sabe que previamente, para evitar ese riesgo en el trabajo, usted debe intentar cambiarle las funciones? ¿Qué pasos debe seguir?

El puesto de trabajo de una de sus empleadas supone un riesgo para su embarazo. Por ello, la afectada va a solicitar la suspensión del contrato y la correspondiente prestación. Antes de gestionar dicha prestación, la ley obliga a la empresa a cambiarle sus funciones. Vea cómo actuar.

Obligaciones de su empresa

La suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo es una situación diferente a la de la baja por IT ordinaria. Así, en la suspensión por riesgo, la afectada tiene derecho a una prestación del 100%, y debe justificar –mediante un certificado emitido por la empresa– que no ha sido posible adaptar sus tareas o asignarle otras funciones que eviten el peligro.

Por tanto, antes de que su empleada solicite el cobro de esta prestación, usted está obligado a realizar una serie de gestiones para evitar su exposición a las situaciones de riesgo. En concreto:

  • Debe adaptar sus condiciones de trabajo para que sus tareas no supongan un riesgo para su embarazo. Por ejemplo, evitando tareas peligrosas (manipulación de objetos pesados, exposición a agentes químicos…)
  • También puede reducir el ritmo de sus funciones, quitarle responsabilidad, establecer un régimen de pausas cada ciertas horas de trabajo, o asignarle el turno fijo de mañanas si trabaja de noche.
  • Si la adaptación de las condiciones no es posible para reducir el riesgo del embarazo, deberá asignarle unas nuevas funciones de forma temporal. Si es necesario, podrá encomendarle funciones de diferente grupo profesional (eso sí, pagándole el sueldo más alto de entre el actual y el de las nuevas funciones).

Bonificaciones

Si hay asignación de nuevas funciones, su empresa podrá aplicar una reducción del 50% en las cuotas empresariales por contingencias comunes durante el tiempo en el que se desarrollen.

Para ello: deje constancia por escrito de que, a partir de una fecha en concreto, su empleada ejerce otras tareas con el objetivo de reducir el riesgo para su embarazo. Haga firmar una copia a la afectada y a los representantes de los trabajadores (o al Comité de Seguridad y Salud, si dicho órgano existe en su empresa).

Si el cambio de funciones no es posible y su empleada tramita la prestación, deberá entregarle un certificado que acredite que no ha sido posible reducir el riesgo. En caso de que contrate a un sustituto durante la suspensión, podrá aplicarse las siguientes bonificaciones:

Si contrata a una persona desempleada (independientemente de su edad y del tiempo que lleve en el paro), podrá aplicarse una bonificación del 100% en las cuotas empresariales del nuevo trabajador. Dicha contratación también le permitirá bonificarse el 100% de las cuotas de la sustituida.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.