Inmueble que ya no es del negocio

Usted es propietario de un local que estuvo utilizando en su actividad económica como persona física. Tras dejar de utilizarlo, va a venderlo.¿Le interesa hacerlo ahora o esperar un tiempo una vez producido el cese?

Dado que ya hace unos meses que el local no se utiliza en la actividad (bien porque usted cesó en ella, bien porque ahora la ejerce en otro inmueble), piensa que las consecuencias fiscales de la venta serán similares a las de la venta de cualquier otra finca particular. 

Pero el hecho de que el inmueble haya sido utilizado en un negocio afecta a la tributación de la ventasobre todo si todavía no han pasado tres años desde la desafectación a la actividad.

Así, aunque usted tributará como máximo al 23% por el beneficio que obtenga en la venta, tendrá que calcular esta ganancia de la siguiente forma:

Como valor de adquisición del local tendrá que considerar su valor contable en el momento de la desafectación (su valor de adquisición menos las amortizaciones que se dedujo o pudo deducir en su IRPF durante los años de actividad).

Como fecha de adquisición, se considera aquella en la que realmente el local fue adquirido.

 Si el local fue afectado a la actividad después de su adquisición pero antes del 1-1-1999, deberá tomar como fecha de adquisición la fecha de afectación.

Y si todavía no han pasado tres años desde la desafectación del local al negocio, no podrá aplicar los coeficientes reductores vigentes para las ganancias derivadas de bienes adquiridos antes de 31-12-1994. ¡Y aquí es donde puede tener un coste fiscal importante, que conviene analizar!

 La solución parece sencilla: si usted adquirió el inmueble antes del 31-12-1994, lo mejor es dejar pasar los tres años y vender después, con lo que una parte de la ganancia sí podrá beneficiarse de los coeficientes correctores. Pero con la ley actual el tiempo también juega en contra, ya que, con cada día que pasa, la ganancia que podrá beneficiarse de los coeficientes se va reduciendo. ¡Así, hay que dejar pasar los tres años pero no mucho más, para pagar la cantidad más ajustada posible!

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoria Cintas & Barberá de Chiclana.