Los partes de trabajo

Siempre hay empleados que son reticentes a rellenar los partes de trabajo diarios, o que los rellenan de cualquier manera. ¿Cómo puede convencerles de que hacerlos bien les beneficia a todos?

Unos sí, otros no. Con los empleados que hacen trabajos para clientes no hay problema: el parte es básico para facturar los servicios, por lo que lo rellenan correctamente. Pero con el resto de trabajadores siempre hay incidencias: unos no se lo toman en serio y lo rellenan de cualquier manera, otros piensan que usted utilizará esta información para controlar el trabajo que realizan…

Control. Usted puede establecer los controles y partes que considere convenientes. ¡Para eso es el empresario! Incluso puede llegar a sancionar a los empleados que actúen con negligencia o dejadez en este asunto. Pero claro, mejor no llegar a esta situación. Explicar al personal las ventajas que se obtienen con la realización de los partes le ayudará a que se tomen el tema en serio.

Personal de fábrica

Razones evidentes. Con este personal lo tiene fácil, ya que los motivos para rellenar los partes son bastante claros. Explíqueselos:

  • Máquinas. Saber cuánto tiempo supone la fabricación de tal o cual producto es indispensable para conocer su coste, y, por lo tanto, para fijar su precio y rentabilidad.
  • Laboratorio. Si tiene personal de laboratorio o control de calidad, los motivos son similares. Y, además, es posible que pueda obtener alguna subvención o incentivo fiscal si justifica que parte de su tiempo lo están destinando a algún proyecto de investigación o innovación.
  • Mantenimiento. Saber si hay más o menos incidencias en una sección o en una instalación determinada le permitirá tomar decisiones sobre la implantación de medidas de seguridad, sobre la conveniencia de cambiar tal o cual máquina, etc.

Personal de Administración

Motivos válidos. También conviene que este personal rellene los partes. Con ellos usted podrá verificar si los circuitos administrativos están bien diseñados, si el índice de incidencias es razonable, si las tareas realizadas se corresponden más o menos con las asignadas para el puesto en cuestión. Explique estos motivos de una manera general, y haga énfasis en los beneficios que los empleados pueden obtener de esta operativa, para evitar suspicacias por parte de alguno de ellos:

  • Formación: Con las partes podrá detectar posibles necesidades de formación de su personal, y ofrecérsela. Por ejemplo, si detecta que se incurre en un tiempo excesivo para realizar algunas tareas, si hay demasiadas incidencias en algún tema concreto.
  • Tareas. Detectará si un empleado está asumiendo más tareas o responsabilidades de las que en principio le corresponden: podrá rediseñar su puesto de trabajo y evaluarlo de manera más positiva a final de año.
  • Incidencias. Sus empleados tendrán más argumentos si usted les pide explicaciones por algún trabajo que no se ha realizado, o se ha realizado demasiado deprisa. El parte les permitirá demostrar su carga de trabajo y las razones de la incidencia.

Control

Lógicamente, usted puede utilizar estos partes como un sistema para controlar a su personal. Es más, le conviene hacerlo. Pero los empleados inteligentes entenderán perfectamente que estos partes también les benefician. Se trata, simplemente, de que vean las ventajas que para ellos tiene su realización.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría de Cintas & Barberá de Chiclana.