Si hay sucesión empresarial, ¿responde de la deuda?

Usted tiene una empresa de seguridad que ha suscrito una contrata con una tercera empresa. Si subroga a los empleados de la empresa de seguridad anterior, ¿también deberá asumir las deudas laborales de ésta?

Su empresa es la nueva adjudicataria del servicio de seguridad de un centro comercial, y su convenio le obliga a subrogar a los trabajadores de la anterior empresa de seguridad. Si ésta adeudaba algunas nóminas a los trabajadores, ¿deberá asumir usted esa deuda?

Según la ley, cuando se produce el cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma, los contratos de trabajo de los empleados no quedan extinguidos. En estos casos, el nuevo empresario queda subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior.

Por ejemplo:

Existe sucesión si su SL absorbe a otra sociedad, o si compra los activos de un negocio a un tercero para continuar con la actividad. En estos casos, por tanto, deberá asumir las deudas salariales contraídas por la anterior empresa con los empleados.

Sin embargo, no hay sucesión si adquiere las acciones de otra SL. En ese caso, los empleados no se ven afectados, ya que la SL sigue siendo su empleadora.

Ahora bien, su empresa no se encuentra en ninguna de estas situaciones, ya que la subrogación se produce porque le obliga su convenio. En estos casos tenga en cuenta:

Hasta ahora, algunos tribunales entendían que el cambio en una contrata era una auténtica sucesión de empresa. En consecuencia, la sucesora debía responder solidariamente de las deudas contraídas con anterioridad a la transmisión (tal y como prevé la ley con carácter general).

A partir de ahora sin embargo, una reciente sentencia deja claro que sólo deberá subrogar a los trabajadores con los límites y requisitos que prevea su convenio. Así pues, como el convenio de la seguridad prevé que la adjudicataria sólo debe mantener en el empleo a los afectados (sin fijar más obligaciones), usted no responderá de las deudas salariales contraídas por la empresa anterior.

En todo caso, con independencia de lo que fije el convenio, sí que deberá asumir las deudas de la adjudicataria anterior si se produce una sucesión de empresas en los términos previstos en la ley (cambio de titularidad de una empresa, de un centro…).

Por tanto limítese a subrogar a los trabajadores que le obliga el convenio. Sepa que el convenio de seguridad sólo obliga a subrogar a empleados con una antigüedad mínima de siete meses. Si subroga a más empleados de los que tocan, éstos podrán alegar que hay transmisión de empresas por sucesión de plantillas (esto ocurre cuando la mano de obra es el elemento esencial de la actividad).

Evite que la antecesora le transmita medios materiales (como un vehículo blindado). De ese modo, los afectados no podrán alegar que existe sucesión por tratarse de una entidad económica que mantiene su identidad.

Si estás interesado en este asunto, consúltanos en nuestra asesoría Cintas & Barberá de Chiclana.